Seleccionar página

Hay niños que hacen pis en la cama mientras duermen, otros también lo hacen despiertos, ¿Por qué? La respuesta se puede ir por diferentes ramas.

Lo primordial es, que desde que nacen hay que enseñarle cómo funciona la vida, al menos hacerlo de la mejor forma posible. Estoy segura de que no es un trabajo nada fácil pero sé que cuanto más tiempo dediques a hacerles ver cómo tienen que ser las cosas, irán aprendiendo y evolucionarán.

Si no les haces saber constantemente que cuando se mean encima lo están haciendo mal, lo verán de lo más normal y continuarán haciéndolo.

 

¿Qué hacer cuando tus hijos se mean encima?

Si tus hijos se mean con cierta edad en la que ya puede ir por su propio pie, tenemos que insistir en la comunicación, es la base para absolutamente todo. Con unos insistirás menos, hay niños que aprenden antes y otros que les cuesta más pero lo importante es la insistencia, para que ellos recuerden la mayor parte del tiempo posible que cuando sientan esa necesidad de expulsar sus necesidades recuerden que deben ir al baño de inmediato.

Cuando éste suceso pase, no levanten la voz, ni alterarse, ni usar entonaciones feas porque así el bebé cada vez que no se controle, se aguante y acabe orinando encima, terminará por recordar lo que suelen hacer o decirles sus papás cuando hacen eso, se pondrá nervioso y se sentirá mal por ello. Tenemos que conseguir lo contrario, que se sienta genial cuando lo haga, que se lo felicitemos y alguna vez se le premie. Y si se mea encima, hacerles saber que no pasa nada, pero siempre recordándoles cómo lo deben de hacer.  Cuanto más insistáis y mejor se sienta, más veces recordará por sí solo que tiene que ir al baño, se volverá automático y vendrá a ti para decirte que lo ha logrado

La claves para ver resultados; Paciencia y buena actitud.

Hablarles siempre con paciencia y de la mejor forma posible. Puedes ponerte en actitud seria, pero siempre entonando suave y no poner cara de enfurecido.

Si vamos haciendo éstas cosas cada día, iréis viendo los resultados.

Explícaselo de la mejor manera, con una sonrisa que le transmita tranquilidad y sepa que no pasará nada cuántas veces haga pipí encima, lo importante es que aprenda del todo a controlarse.

Cada vez que logre hacer pipí en el orinal o en el váter, hazle saber que lo ha hecho bien, préstale la atención que necesite, si te habla y te dice que mires lo que ha hecho, aunque sea pipí o caca, hazlo, míralo, siéntete orgulloso de ello y díselo, dile lo bien que lo ha hecho, acompáñale unas veces y otras déjale que vaya él solo, aunque se mee fuera de la tapa, o no se limpie bien el culito cuando haga sus necesidades, pero ojo, no le acompañéis siempre, hacer que no se prolongue mucho porque crearás la necesidad para el niño de que le felicites siempre, al principio insiste, conforme el avance recuérdale que lo hace bien, pero céntrate en inculcarle siempre más enseñanzas y que se centre en otro tipo de logros, porque al final educarás a una bella persona, pero le podría crear dependencia hacia las aprobaciones de sus padres como el no tomar las decisiones por sí solo y necesitar siempre el visto bueno y las felicitaciones por lo que está haciendo. Habrá que enseñarle a que tenga confianza en sí mismo y no necesite siempre vuestras aprobaciones para hacer las cosas con autonomía.

¿Se hace pipí de noche?

“Mi hijo se hace pipí de noche” Cuántas veces habremos escuchado esa frase de otros padres…

Lo primero que hay que hacer cada noche antes de meterle en la cama es, aunque tu hijo no lo diga, hay que preguntarle si tiene ganas de hacer pipío, si te dice que no, vuelve a preguntarle con insistencia y una leve sonrisa haciéndole transmitir que esperas que no te esté mintiendo, incluso atrévete a presionarle suavemente la vejiga, para que él sepa esa sensación y que el pipí viene de ahí, si siente que tiene pipí, acabará yendo al aseo. Si lo hace, como ya dije anteriormente, felicítale y siéntete la persona más orgullosa de este mundo.

Como sabréis de sobra, los padres no descansan del todo a la hora de dormir con los niños y no podemos evitar darnos cuenta década vez que se mueve, cuando emiten sonidos mientras duermen… a la más mínima nos despertamos para echarle un vistazo a nuestros pequeños y ahí debemos estar pendientes porque aunque vayan al aseo antes de dormir, por la noche la vejiga se vuelve a recargar.

Si se mea estando dormido, aunque te dé pena, despiértale mientras le haces ver que está mojado y que tiene que ir al baño si siente que se hace pipí. Cámbiale la ropa y le vuelves a preguntar si quiere mear, hazle la prueba de la vejiga siempre que quieras.

Otras veces el niño se despierta así porque sí en medio de la noche, sea unos segundos, minutos u horas. Si te das cuenta de que ha abierto los ojos, aprovecha para mirarles y preguntarles si tienen ganas de ir al baño, aunque sintáis esa penita tan grande de no querer despertarles del todo, pero tenemos que enseñarles a que a veces nos despertamos en la noche porque nuestro cuerpo nos está pidiendo que vayamos al aseo. Si nunca haces esto, ellos verán que si se mean por la noche mientras duermen, o si se despierta, se dan cuenta de que se hacen pipí pero no hacen por levantarse, verán que mearse por la noche encima es completamente normal.

No sientas pena si se despierta del todo y se levanta. Enséñale a que tiene que hacer sus necesidades en la noche y que tiene que levantarse. Enséñale, insiste y terminará por levantarse él solo para ir a mear

 

Insiste y consigue resultados

Durante el día, cuando veas que bebe agua y pasa tiempo sin que vaya al aseo, vuélvele a preguntar si quiere ir porque en más de una ocasión se aguantará tanto por ir al baño que estando despierto se meará encima, si actuamos como que no pasa nada porque es pequeño aunque ya pueda por sí mismo ir al baño, seguirá haciéndoselo en los pantalones.

Al principio es normal que lo hagan en los pañales, pero si prolongamos por mucho tiempo la enseñanza de que tiene que ir siempre que lo necesite al baño, se hará mayor y continuará meándose.

 

Aviso de higiene

Hay niños que les gusta lavarse las manos, hay niños despistados que lo hacen a veces porque se les olvida, hay otros que no quieren o no les gusta la sensación del agua en las manos, así que, cuando hagan caca aunque vayan solos, cuando terminen acércate para comprobar si ha tirado de la cadena y se ha lavado las manos. Si no se las ha lavado, hazle que se las lave pero siempre sin sonar como si fuese una obligación porque entonces ya de por sí no le gusta hacerlo, lo hará de malas formas. Tienes que hacer que él vea que lavarse las manos es divertido, que si hace caca tendrá caca en las manos y eso no es bueno.

He nombrado el tema de higiene porque a veces los niños cogen lombrices en las heces. Esto es debido a que cuando el niño va al aseo y se limpia, pueden acabar bacterias fecales en las manos, las manos acaban siempre rozándose en la boca del niño, eso conlleva a que les salgan lombrices y se os pueda contagiar a toda la familia como por ejemplo besando las manos de sus hijos.

Cuando no encuentras solución por tu cuenta

Si los niños no avanzan como deberían y quedan muy atrás, o por más que lo intentemos se siguen meando encima, entonces deberemos de acudir a un especialista. Recordemos que la enseñanza es primordial, pero en la existencia de problemas, mejor contar con apoyo de profesionales para intentar solucionar el problema.

 

 

 

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies