Seleccionar página

La pubertad, esa fase de la que pasamos de ser niños a adolescentes en edades comprendidas entre los 10 y 16 años y que finaliza normalmente entre los 19 y los 21. Es ahí donde empezamos a ver cambios físicos, es ahí donde empieza la revolución hormonal.

Cuando la adolescencia puede convertirse en rebeldía.

¿Quieres conocer las características de la pubertad? Lo primero que todos experimentamos en la pubertad es cuando vemos vello en zonas donde antes no había, nuestra estatura va aumentando al igual que aumentan las mamas y el útero a las niñas, cuando experimentan su primera menstruación, a los niños también les crece vello, se les desarrollan los músculos, a ambos géneros les cambian el tamaño y color de sus partes sexuales, ¿quién no ha pasado por esa etapa?, etapa vital para los niños (ya no tan niños) porque empiezan a notar sus cambios físicos y su transición psicológica también empieza a cambiar, pero para los padres puede resultar demasiado dura porque ha llegado el momento de que nuestros hijos vean por sí mismos cómo es la vida, qué es lo que les gusta y lo que no, pero al ser tan inexpertos pueden correr cierto peligro y es aquí cuando los padres tenemos que intentar ser aún más comunicativos y estar atentos de éstos cambios.

Las personas que les rodean tanto dentro como fuera de casa, pasan a ser muchísimo más influyentes en su persona porque aún no tienen la suficiente personalidad como para saber qué les gusta, llegan a hacer cosas que en el fondo realmente no les apetece hacer pero las hacen para integrarse en un grupo de personas y sentirse aceptados. Digamos que una característica de la pubertad es que experimentamos con nosotros mismos para conocernos pero no tiene por qué siempre ser tan mala y sufrible para los padres ¿por qué? porque cuando somos adolescentes tenemos una base, la base que nos han inculcado en casa, será la que llevaremos cuando estemos fuera de ella. Si lo hemos hecho bien y lo estamos haciendo bien, nuestros hijos pensarán mucho mejor las cosas que vayan a hacer fuera, hay adolescentes que tienen malos comportamientos y los ven normal, hay otros que tienen una educación en la que no les gusta las burlas, las injusticias… podemos conseguir que nos tengan el respeto que merecemos, que si les decimos a las 22:00 en casa, van a llegar a esa hora y es que, es tan importante desde que nacen una buena educación basada en la comunicación constante porque todo lo que nosotros le enseñemos e inculquemos le influirá a la hora de tomar ellos sus propias decisiones y en su personalidad.

características de la pubertad

Una característica de la pubertad puede ser los piercing, tatuajes, cambios de imagen etc.

Si no hemos sido lo suficientemente sociables, si le hemos consentido caprichos siempre tanto si lo merecen como si no, nos han hablado mal, gritado y nosotros no nos hemos comportado con autoridad, cuando sean mayores y quieran hacer u obtener cosas que los padres no quieren, al estar acostumbrados a tenerlo todo pueden volverse personas agresivas y rebeldes ante las negaciones. Tenemos que enseñarles valores, el amor, el cariño, la autosuficiencia, el respeto, pero todo esto no podremos enseñarlo si en casa hay comportamientos que no tienen nada que ver con lo que le intentas enseñar. Por ejemplo, si una persona de la casa pega constantemente a otra persona y se le dice al niño que eso no hay que hacerlo, aunque se lo digas, crecerá viendo que eso es normal.

Para educar a un niño, esté en época de pubertad o no, tenemos que armarnos de paciencia porque siempre harán cosas que nos saquen de quicio, es normal, no tienen experiencia en la vida y por eso todo el mundo existente en éste planeta no vale para ser padres. Ser padres no vale con solo darle cama, comida y todos los caprichos que quieran, ser padres no es toma este juguete y tírate 5 horas jugando con él porque veo una solución a mi descanso y a la energía que tiene el niño. Ser padres no es tener hijos y beneficiarse de éstos para obtener pagas y vivir de ocupas en casas para no pagar. Ser padres no es vender droga en casa. Ser padres no es pegarse entre ellos, gritar, faltarse el respeto y que el niño sea igual. Ser padres es un trabajo muy duro del que hay que estar totalmente capacitado y querer que nuestros hijos sean aún mejores personas que nosotros. Éstos son algunos de nuestros contras que podemos sufrir en la etapa adolescente de nuestros hijos.

Los pros para ellos a la hora de llegar a la pubertad, es que ya no están tan vigilados, empiezan poco a poco a descubrirse ellos mismos, sienten que tienen más libertad y tienden a probar cosas para ver si les gustan o si no, ya sea experimentar con tendencias en cuanto a ropa, calzado, móviles, música y empezarán las salidas con amigos a los parques, a los cines, a las atracciones, cumpleaños, centros comerciales, querer quedarse a dormir en casas ajenas, fiestas en casas de otros adolescentes, discotecas, sexo y drogas, sé que nos da pánico éstas dos últimas palabras pero es algo que no podremos evitar.

Algunos adolescentes caerán en probar drogas como el alcohol, el tabaco, marihuana, coca… normalmente ésto es otra característica de la pubertad… por el bien de nuestros no queremos escuchar éstas cosas que probablemente es lo que hacen cuando salen fuera de casa, no digo que sea siempre así, pero como ya he dicho influye mucho la educación, lo que los niños hayan visto en casa puede que les frene a querer probar cierto tipos de cosas, tenemos que tenerles constantemente informados de los peligros que conllevan las drogas y enseñarles casos reales de otras personas.

El peligro real empieza con algún tipo de droga que les haga sentir tan bien que sientan la necesidad de recurrir a ella. Si es un niño que ha pasado la mayor parte de su niñez sufriendo y sintiéndose mal, hay más probabilidades de que quiera recurrir “a lo fácil”, de que sienta esa necesidad de evadirse con una droga.

Podemos intentar evitarlo

Me estoy poniendo en el peor de los casos de la adolescencia basándome en experiencias reales tanto ajenas como propias, seguro que vosotros también la habéis pasado y habréis aprendido de ella, por lo que es bueno que le hables a tus hijos de cómo fue tu infancia y adolescencia, hacerles siempre ver que tienen que mejorar, que pueden disfrutar sin la necesidad de las drogas, que pueden disfrutar sin tener que reírse de los demás, que si no puedes darles lo que quiere, que aprendan a ganárselo por ellos mismos.

Actuemos con cabeza y con coherencia. Disfrutemos de cada etapa de nuestros hijos e intentemos hacerlo lo mejor posible ya que no existe ningún manual de cómo educarles pero siendo inteligentes y responsables, seguro que haremos de nuestros hijos una versión mejorable de nosotros mismos.

[Total:0    Promedio:0/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies